dissabte, 6 de setembre de 2014

Entrada al "cole"

Entrada al "cole"

Entrada al “cole”

Terminado el tiempo de vacaciones, volvemos al curso escolar: pequeños y adolescentes están de vuelta al colegio.

Estos últimos días estuviste preparando con los tuyos: ropa, bolsas, estuches de lápices con la punta bien afilada; quizás tuviste de comprar una mochila nueva -la del curso pasado estaba hecha un desastre y no la has podido reciclar- y unas deportivas.
¡Andar con zapatos nuevos nos da a todos mucha moral para empezar el curso!
Reemprendemos el ritmo de la vida ordinaria, el orden habitual del hogar y del trabajo. ¡Un alivio para la mayoría de ciudadanos del mundo!

Animaste a los pequeños que tenían sus cuadernos de verano a terminarlo a toda prisa y has cuidado muchos otros detalles para que la puesta a punto del primer día del colegio fuera inmejorable.
 
Los más pequeños de tu casa van recordando contigo el nombre de los amigos y amigas con los que se encontraran al empezar el curso, crees que así no les costará tanto la separación y aceptarán mejor el cambio, aún resuenan en tus oídos, cabeza y corazón los llantos del benjamín de tus hijos al empezar la escuela infantil. ¡Conviene el proceso de adaptación! Tus hijos adolescentes están desde hace días “colgados” al
WhatsApp compartiendo las experiencias de verano con los de su grupo.

Nuevo curso, nuevos retos:
Solo hace falta proponernos pequeños objetivos. Uno de ellos es el de vivir con serenidad y con la ilusión de querer a nuestros hijos, el hecho de demostrar calma y dar cariño a los nuestros es un bien que facilita la obtención de buenos resultados educativos. Tenemos una página en blanco para ir concretando que medios pondremos para mejorar el ambiente de casa.

Para finalizar dejamos esta reflexión de la vida diaria, un poco de caricatura de la realidad cotidiana:

Tienes a tus pequeños desayunando antes de ir hacia la escuela; estas pensando en la reunión de primera hora de la oficina y mientras pones la lavadora de ropa vas diciendo a los “peques” estas frases: “daros prisa que hemos de llegar puntuales al colegio”, “¡ahora te has manchado!, “rápido dame la camiseta, vete a buscar una de limpia”, “no te olvides el bocadillo”, “no molestes a tu hermano, no os peleéis”, “llegaremos tarde”. Salís todos acelerados, llegáis a la puerta del colegio: “adiós, portaros bien”. Crees que todo ha ido bien: “ahora me concentro en la reunión de trabajo y en las ideas geniales que debo aportar”.
Luego reflexionas y te preguntas:
¿Cuántos besos y caricias he entregado a mis pequeños al levantarse de la cama?” “¿Les he hablado de ofrecer a Dios, el estudio, el juego el día de hoy?” ¿He dialogado con ellos mientras tomaba mi café con leche, interesándome por sus cosas?”
-“Siempre estoy a tiempo de rectificar. Luego los iré a buscar al “cole” y les preguntaré por sus cosas, los abrazaré… Mañana podré esforzarme para no contagiar mis prisas y amoldarme a su ritmo que no es el mío”.
¡Serenidad!

Os deseo alegría y felicidad en familia y agradecimiento hacia los docentes que procuran promover la curiosidad intelectual de nuestros hijos para preparar hombres de bien para un futuro mejor.
Me permito dejarte el enlace de Troa librerías en la que encontrarás la reseña y valoración de mis reflexiones sobre la complicidad entre familia y escuela. Puedes adquirir el libro a través del enlace de cualquiera de las librerías del grupo o comprarlo en la ciudad en que vives: http://www.troa.es/libro/quien-educa-a-mi-hijo_646640

Os dejo entrevista de Ràdio Andorra. Promama LLibres Company, con Lourdes Prat:
Programa “Llibres Company” a Ràdio Andorra:

http://www.andorradifusio.ad/programes/llibres-company Desde el minuto 20’00 al 35’00 Presento "¿Quien educa a mi hijo?" "En octubre lo tendremos en edición digital!