divendres, 16 de desembre de 2011

FELIZ NAVIDAD




En Navidad gocemos de una buena mesa y de una buena sobre mesa donde la conversación fluya ligera y llena de cariño como nos enseña el misterio de Navidad.
En la ilustración adjunta de Cristina Losantos tenemos elementos esenciales para vivir la Navidad, tales como el pesebre. Un pesebre para hablar y cantarle villancicos al Niño, un pesebre para hacer caminar a los Reyes, un pesebre con unos pastores que con humildad se presentan los primeros a visitar a Jesús. Para ellos y para los siguen a Jesús resuena claro el mensaje de navidad:
“Gloria a Dios en las alturas y paz a los hombres de buena voluntad”.

Contemplemos la Navidad y aprendamos a compartir cariño y bienes materiales. Demos importancia a las reuniones familiares de estos días:
Muchos pensamos que sentarse juntos durante la comida es un elemento de cohesión familiar y social y a la vez una buen elemento de educación de nuestros hijos y nietos. Es este el espacio de reunión, de la tertulia y del reposo familiar en el cual no sólo debemos dar importancia a la forma de coger los cubiertos, sino a valores más fundamentales como el qué el joven tenga su iniciativa por ceder la fruta que le gusta más a un hermano o a un invitado, o a saber escuchar y no interrumpir con voz fuerte o esperarse a levantarse de la silla hasta que todos hayan acabado. Paciencia, generosidad y esfuerzo quedan bien patentes sencillos ejemplos de la convivencia cotidiana.
Algunos recordamos el argumento de la película “El festín de Babette”, de la escritora danesa Karen Blixen, interpretada genialmente por aquellos comensales que no sabiendo ni el nombre de lo que comen (menos el coronel) van suavizando sus formas de hablar, se duelen de haber enojado a los demás y se llena toda la mesa de miradas de complicidad, de perdón, de amor y de agradecimiento a las dos hermanas que han quedado solteras para ocuparse de la comunidad que los había legado su padre difunto. Para Babette la cocina es un arte con el cual es capaz de otorgar la felicidad a las personas que disfrutan de sus platos...”
Para los padres debe ser un objetivo pequeño pero interesante. Procuremos hacer una comida diaria sea el desayuno o la cena cada sentados en torno de la mesa para establecer diálogos y para encontrar en el calor del hogar todos los vínculos afectivos que refuerzan la autoestima de todos los miembros de la familia para andar con seguridad por la vida.

FELIZ NAVIDAD.

2 comentaris:

  1. Quina publicació més bonica. Totalment d'acord amb tot el que ens dius. Jo també et desitjo un bon nadal i un bon any! Gràcies per compartir aquestes paraules amb nosaltres.

    Salutacions Victòria!

    ResponElimina
  2. Gràcies a tu Joel. Nadal és Nadal!!!
    Una abraçada,i, ja entraré al teu magnífic bloc.
    Victòria

    ResponElimina