dimecres, 20 de juliol de 2016

Necesidad de autonomía en la primera infancia


Necesito autonomía: “Yo solo

 

«Despacito y buena letra, que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas».

 

En un blog de educación detectamos el interés que suscita un tema por el número de comentarios y por las opiniones que recibe. En mi blog sobre la convivencia, el día que escribí sobre la edad de la autonomía de nuestros chiquillos no daba crédito al número de visitas que tuve. Era natural. Mientras nuestro pequeño recibe de los padres, sin mostrar rechazo, toda clase de ternura, demostrada con caricias, besos, abrazos o se queda tranquilamente dormido en la cuna después de unos cuantos balanceos y arrullos, todo es fácil y entrañable. El desconcierto surge cuando nos indica que se opone a sus padres con un arrebato.

A partir del año y medio o los dos años, los niños empiezan a querer disfrutar de su autonomía, que debe incentivarse en lugar de «cortarle las alas».

Por eso doy pequeñas soluciones para ayudar cuando sus pataletas y su oposición empiezan en casa. En la escuela infantil, tienen medios para solucionarlas sin tanta dedicación, porque los niños tienen actividades en grupo, y a esta edad de la imitación que surge a partir del año y medio o dos siguen las indicaciones de su maestra con más rapidez, como nos comentará más adelante una de ellas. 

Las pataletas, normalmente, coinciden con el hambre, el sueño, algún capricho al que no podemos ceder o por la incipiente necesidad de autonomía de nuestro pequeño. Una manera de evitarlas o reducirlas será tener mucha calma, observar qué las origina y no perder la serenidad.

Me comentaba un matrimonio joven: «Antes de acostarlo, hace unos días que le recordamos que cuando se levante no debe chillar ni llorar, que nosotros iremos a buscarlo para darle el desayuno si no chilla… y parece que funciona. Es decir, antes de acostarlo, cuando está tranquilo, hablar con él de lo que tiene o no tiene que hacer, todo con la finalidad de mantener la autoridad y de evitar rabietas».

Es importante que los padres sepamos distinguir cuándo una rabieta es por enfermedad, por ganas de llamar la atención, porque le hacemos poco caso (repasemos si le damos el afecto que requiere su edad), porque somos muy protectores y no le dejamos ni respirar o porque cortamos sus iniciativas, que le supondrían más autonomía. Sus iniciativas les hacen crecer en creatividad y habilidades personales.

Es importante que nuestro hijo vaya consiguiendo autonomía, aunque para ello tenga momentos de enfado. Todos hemos visto pequeños contrariados porque no les dejamos comer solos, o porque no consiguen ponerse los calcetines. El «yo solito» va triunfando, y nosotros contestamos: «Yo lo hago más rápido y mejor…».

En una escuela infantil le preguntaron a un niño de cinco años que definiera lo que era para él un abrigo. Y contestó: «Es la prenda que me hace poner mi abuela cuando ella tiene frío».

A todo esto nos preguntamos: ¿acabamos con alguna iniciativa de nuestros pequeños o tienen pataletas para llamar la atención y conseguir algo que no les damos? ¿Qué hacer? Siempre: lo que les eduque más.

No siempre tenemos claro qué es más beneficioso para ellos, y lo podemos confundir con lo que resulta mejor para nosotros. Nos puede servir de ejemplo la situación frecuente en la que los niños interrumpen con insistencia las conversaciones de los mayores. Tiran de la ropa, gritan, lloran, y con tal de que nos dejen tranquilos escuchamos su mensaje: «Quiero un donut». Y le contestamos razonando que ni tenemos ni hay tiendas a nuestro alrededor. Pero él insiste, dejamos la conversación y nos vamos con el niño. ¿Qué mensaje le hemos enviado? Que su pataleta y lo que nos pide es más importante que nuestra conversación.

Siempre ante una rabieta lo mejor es esforzarse en la paciencia y, por tanto saber esperar, sin perder la calma.

Conviene conservar la calma, asegurarse de que no se haga daño, que no rompa nada y seguir a su lado sin inmutarse, sin reñirle ni insistir en que se calle y, mientras, pensar por qué tiene la pataleta.

Os dejo un pequeño ejemplo para finalizar aplicable a cualquier otra situación. ¡Cada uno vive las suyas!

Por ejemplo: ¿se ha quitado los zapatos y te está pegando porque se los quieres poner?; Espera. Que vaya descalzo. Se los pondrá de inmediato cuando anuncies alguna novedad: salida al parque, hora de juego, hora de dibujos animados... y, entonces, podrá comprender que no tendrá estas gratificaciones hasta que se ponga los zapatos.
Y... aquí os dejo a nuestra amiga Mafalda en plena rabieta. ¡Feliz verano!

 

 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada